Un total de 60 familias están al borde de la desesperación, algunas incluso de la bancarrota, por culpa del retraso de una promotora inmobiliaria en entregar sus casas. Hace ya tres años que firmaron los contratos de compra y ni siquiera han podido entrar al vestíbulo del que debía ser su hogar. Todo lo han visto sobre plano. Las casas existen, pero una deficiencia en el sistema de saneamiento de toda la promoción, que consiste en cuatro lineales de 15 casas unifamiliares, ha retrasado la aprobación de la licencia de primera ocupación por parte del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid. Muchos afectados creen que tras esta negligencia que no se resuelve se esconde la voluntad de la promotora Salzhenia de especular con la promoción, ya que los precios de venta hoy no son los mismos que en 2015.

“Sospechamos que la promotora quiere exprimirnos hasta que no podamos aguantar más tiempo y renunciemos. En su día firmamos la compra por 236.000 euros por los chalés y ahora se venderían por unos 300.000. Si renunciamos, recuperamos el dinero invertido y la promotora puede sacarle 50.000 euros extra a unas casas que ya están listas para entregar”, afirma Gonzalo Alcocer, uno de los afectados. Las viviendas miden 170 m2 incluyendo terrazas y ocupan varias calles en el residencial llamado Los Robles.

Vecinos afectados por el retraso en la entrega de las casas.
Vecinos afectados por el retraso en la entrega de las casas.

El de Gonzalo no es el caso más grave, pero sirve como ejemplo del dilema al que se enfrentan estas familias: aguantar un poco más o quedarse sin ahorros: “Hace un año nos dijeron que ya estaba la obra lista, así que vendí mi anterior vivienda. Pero llegó diciembre y no pudimos entrar, así que tuve que buscarme un alquiler por el que pago 1.000 euros al mes. En abril, ya tuvimos que dejar de pagar el chalé porque no podíamos con todo“. Las 60 familias arreglaron los papeles en mayo de 2015 con el horizonte de recibir la casa en 17 meses. Desde entonces, han estado pagado cerca de 600 euros al mes, que su suman al pago inicial. En total, una media de 30.000 euros por familia hasta la fecha.

Cada familia ha pagado una media de 30.000 euros por unas casas en las que ni siquiera han podido poner un pie

“No queremos renunciar a la casa bajo ningún concepto”, lanza Eva Valbuena, quien tras vender su anterior vivienda ante la promesa de entrega de llaves de Salzhenia pasó varios meses con su marido y sus dos hijos viviendo en casa sus suegros, hasta que la situación se hizo insostenible y tuvieron que buscar un alquiler en Arganda del Rey. “La casa es nuestra, hemos pagado religiosamente cada mes, llevamos ya 24.000 euros. La hipoteca se nos va a quedar en 700 euros y los alquileres suben a 800 o 1.000 euros”.

Muchas han hecho incluso mejoras. “Solo una vez nos mandaron fotos de la casa por dentro. No hemos podido ver la casa, quiero entrar, medir cosas, pero todo es sobre plano. Encima, en octubre de 2017 nos dijeron que si queríamos mejorar la cocina, que es muy básica, teníamos que ir cuanto antes a la tienda. Muchos lo hicimos, pagamos entre 4.000 y 5.000 euros más por electrodomésticos que ahora ya tienen un año de antigüedad”, protesta Ana María Gómez. “Todo eran prisas porque la entrega era inminente. Trámites de la hipoteca, peritos, y de repente el silencio. Pasa diciembre y enero y empezamos a preguntar. Solo nos dicen que ha surgido un problema, sin más”.

Pancarta reivindicativa frente a uno de los lineales de casas afectados.
Pancarta reivindicativa frente a uno de los lineales de casas afectados.

Tras mucho insistir, los vecinos averiguaron que el problema es que las tuberías de saneamiento de cada vivienda no cumplen la normativa. En algunos casos, porque las tuberías no llegan al diámetro establecido, y en otros porque directamente están rotas, aplastadas, tienen raíces o están a medio instalar. “Lo que nos hizo sospechar que quieren sacar más dinero por la promoción es que le dijeron a nuestro abogado que si cada uno pagábamos 10.000 euros, arreglaban el saneamiento, porque era un gasto sobrevenido. Es una forma de subirle algo el precio a los chalés a nuestra costa, probaron a ver si somos tan tontos de decir que sí por meternos ya en la casa. Nos hemos negado”, resume Valbuena. Requerida por este diario, la promotora Salzhenia, con sede en Madrid, ha declinado ofrecer su punto de vista.

Manifestación y SOS

Desde diciembre, mes en que debían entregarse las llaves, hasta hoy han pasado nueve meses en que los vecinos han agotado su paciencia. Se han manifestado en Rivas y han solicitado ayuda urgente al ayuntamiento. “Estamos con los vecinos, y por eso vamos a mediar entre la promotora, la constructora [Avintia] y los propietarios para que resuelvan este problema. Vamos a exigir a la promotora con las herramientas que tenemos que solucione los problemas y permita a esas familias entrar en sus casas”, apuntan desde el consistorio.

De hecho, en las últimas semanas se han dado grandes pasos. Salzhenia contrató de nuevo a la constructora Avintia para arreglar los sistemas sanitarios de tres de los cuatro lineales (45 viviendas), pero la promotora no ha pagado aún ni un céntimo y Avintia se niega a terminar el última lineal de 15 viviendas que falta, según relatan los vecinos. El ayuntamiento confirma que esos tres lineales “ya tienen aprobada su licencia de primera ocupación” y que el que falta la tendrá “en cuanto arreglen esas acometidas”. Un dato que contrasta con lo dicho por la empresa a los propietarios, a quienes les dijo que el ayuntamiento les estaba negando las licencias. “A finales de julio tuvimos que mandar agentes de la Policía Municipal a entregarles en mano las licencias a su oficina para que no pudieran usar más esa excusa”, relatan desde el consistorio de Rivas.

Anuncio de venta de pisos en Los Robles en abril de 2018. (Pisos.com)
Anuncio de venta de pisos en Los Robles en abril de 2018. (Pisos.com)

“Supongo que cuando se hicieron con estos terrenos hace 10 años pensaron que el ayuntamiento que había entonces haría la vista gorda con las tuberías, pero las cosas han cambiado y no se lo pasan. Son 600.000 euros de gasto que se suman a la percepción que tiene Salzhenia de que está vendiendo muy por debajo de mercado”, prosigue Alcocer. Una rápida búsqueda en Google revela que Salzhenia tenía en venta viviendas en Los Robles por 277.000 euros, posiblemente de vecinos que tuvieron que renunciar ante la espera. Eso son 40.000 euros más del precio firmado en 2015.

El Ayuntamiento de Rivas espera que su labor de mediación y el ruido de los vecinos obligue a Salzhenia a terminar ya la obra, entregar las llaves y olvidarse, si es que era el caso, de revender casas firmadas en 2015 a precios de 2018.