La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. Quique GarcíaEFE

La ANCno organizará ninguna acción de protesta contra el Rey el próximo 17 de agosto, en el primer aniversario de los atentados yihadistas en Cataluña, y prepara en cambio un homenaje al ex conseller Joaquim Forn y el mayor de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero, ante la cárcel de Lledoners.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, ha subrayado que los “protagonistas centrales del acto” de conmemoración del 17-A “son las familias de las víctimas” de los atentados: “Eso es lo que hemos de poner en el centro y hemos de respetar todos, también el Gobierno del Estado”, ha remarcado.

Paluzie ha dado a entender que la ANC no organizará ninguna protesta explícita contra la presencia del Rey en el acto del 17-A en Barcelona: “No impulsaremos cosas que interfieran en ese día, que debe ser de silencio y respeto hacia las víctimas“.

Lo que sí impulsará la ANC, junto con Òmnium Cultural y otras entidades, es un acto por la tarde del 17 de agosto ante la cárcel de Lledoners -donde se encuentra en prisión preventiva Forn-, en homenaje al ex conseller de Interior, a Trapero -sometido también al proceso judicial por el 1-O- y, en general, a los cuerpos de emergencias y los Mossos d’Esquadra por su actuación el 17-A.

El acto, “desvinculado” del homenaje que se celebrará por la mañana en Barcelona con la presencia del Rey, coincidirá con la visita del propio presidente de la Generalitat, Quim Torra, a la cárcel de Lledoners, para encontrarse con los soberanistas allí presos.

Para Paluzie, este 17 de agosto se dará una “circunstancia absolutamente anormal” como es que Forn y Trapero, protagonistas en la desarticulación de la célula yihadista que atentó en Barcelona y Cambrils, se encuentren procesados con “graves” acusaciones por la causa abierta por el referéndum del 1 de octubre.

La CUP se queda fuera

La diputada de la CUP Natàlia Sànchez ha afirmado hoy que su formación no participará en los actos oficiales de homenaje a las víctimas de los atentados del 17 de agosto por la presencia del rey Felipe VI.

“Entendemos -ha afirmado Natàlia Sànchez en unas declaraciones a RAC1- que no tenemos que participar en actos con el monarca español, porque es cómplice de la negociación y la compraventa de armas que generan conflictos globales y que tienen mucho que ver con la situación lamentable que nos lleva a los atentados de Barcelona y de otras capitales europeas”.

Después de puntualizar que la no participación en los actos oficiales “no quiere decir que no sintamos solidaridad con las víctimas de esta tragedia y sus familiares”, esta misma diputada de la CUP ha insistido en que “no tenemos nada que hacer en un acto con un cómplice de la venta de armas en países que alimentan la violencia como la que vivimos el 17 de agosto en Barcelona”.

“Hay que entender la situación geopolítica”, ha subrayado, antes de considerar que “las autoridades locales y catalanas, y la Generalitat, tampoco deberían asistir, y así se lo hemos comunicado”.

Sobre la posibilidad de que se produzcan abucheos al rey, Natàlia Sànchez ha explicado que “el rechazo al monarca se ha hecho evidente en muchas ocasiones y, por tanto, es probable que vuelva a ocurrir”.

Ha añadido, en este sentido, que “los pitidos son una forma de mostrar el rechazo a su presencia en Cataluña y a su papel como un negociante de la guerra”.