Centro penitenciario de Mansilla de las Mulas (León). EFE

La Policía Nacional ha detenido en León capital a Santiago Izquierdo Trancho, uno de los presos más peligrosos que se fugó hace dos semanas de la cárcel de Mansilla de las Mulas (León) aprovechando un permiso penitenciario.

Según informa ‘El Diario de León’, la detención se produjo pasadas las 10.00 horas tras una “importante” labor de investigación por parte de la Policía, “que priorizaron su búsqueda debido a la gran alarma social que se había creado”, en palabras del subdelegado del Gobierno, Faustino Sánchez.

Según informa Europa Press, se ha ido cerrando el círculo sobre el huido hasta que cerca de las 11.00 horas de este viernes ha sido localizado en el barrio del Crucero de la capital, donde permanecía escondido. Al percatarse de la presencia policial, el fugado trató de huir a través de varios inmuebles, lográndose su detención tras refugiarse en una carbonera, lugar donde fue interceptado. En el momento de la detención, el prófugo no opuso resistencia, siéndole intervenidos un cuchillo y un destornillador que guardaba entre sus ropas.

Trancho se fugó después de que obtuviese un permiso judicial similar al tercer grado al haber cumplido un cuarto de su última condena por la que se encontraba interno en esta prisión, según explicaron fuentes penitenciarias.

En el caso de Santiago Izquierdo Trancho, se le concedió la libertad temporal para trasladarse de la prisión de Villahierro de Mansilla de las Mulas, en la que cumplía condena, al Centro de Inserción Social (CIS) Jesús Haddad Blanco de León.

Aprovechando estas horas en régimen de autogobierno, el preso abandonó la cárcel pero no ingresó en el CIS, han confirmado las mismas fuentes.

Izquierdo Trancho tenía que dirigirse solo, desde la prisión en la que ingresó en 2015, hasta el mencionado centro, tal y como estipula este tipo de regímenes, que buscan que el interno aprenda a autogestionarse para adaptarse a su reinserción social. Sin embargo, nunca llegó a ingresar en él.

Santiago Izquierdo Trancho es un recluso conocido por haber cumplido en distintas cárceles españolas varios años de condena desde la década de los ochenta por distintos delitos como asesinato, secuestro de funcionarios, intentos de evasión, desacato, agresión, amenazas y robos, por los que llegó a sumar una condena de 138 años de prisión. También fue uno de los cabecillas del motín de la cárcel de Herrera de la Mancha en 1991, al tiempo que ha protagonizado numerosos intentos de fuga.