Los turistas que se decantan por el alquiler vacacional crecen, y la zona sur de Tenerife, la más turística de la isla, no escapa a esta tendencia, así como tampoco quienes abusan de la legalidad para sacar partido a esta modalidad de alojamiento alternativa a los albergues, ‘campings’ u hoteles.

Según informa el medio canario ‘ElDía.es, hace aproximadamente una semana, durante una inspección a un chalé de Costa Adeje, perteneciente al municipio de Adeje, varios miembros de la Policía Nacional y Local encontraron que el inquilino que había alquilado inicialmente la vivienda estaba subarrendando partes de la misma a turistas.

De hecho, según las fuentes consultadas por el periódico local, al entrar en la vivienda los agentes se encontraron con que el inquilino, un ciudadano ruso de 71 años que se encuentra de forma irregular en el país, había acondicionado hasta 33 habitaciones dentro de la casa para después alquilarlas por días o semanas, y además había colocado alrededor de 10 tiendas de campaña en el jardín.

Para explotar al máximo la vivienda como alojamiento turístico, el vecino del sur de la isla había añadido a la edificación original del chalé paredes de cartón yeso.

Ante lo descubierto durante la inspección, la Policía de Adeje procedió a redactar una denuncia contra el inquilino del chalé y redactó un informe que se remitió a la Concejalía de Urbanismo en el que explica las obras que se han efectuado en la casa y la situación de explotación de una vivienda unifamiliar sin regular.