Djokovic, en plena discusión con Ramos, durante el partido ante Nishikori. GLYN KIRKAFP

El ex ‘número uno’ protagoniza una sonora discusión con Carlos Ramos durante el segundo set de su partido ante Kei Nishikori (6-3, 3-6, 6-2 y 6-2)

Novak Djokovic parece haber recuperado en Wimbledon el nivel que le llevó a sumar sus títulos en 2011, 2014 y 2015. La victoria en cuartos ante Kei Nishikori volvió a mostrar lo mejor del repertorio del serbio (6-3, 3-6, 6-2 y 6-2) que superó incluso un momento de zozobra durante el segundo set. Un sonoro incidente con el juez de silla del que también salió airoso.

Carlos Ramos, con experiencia en cuatro finales de Grand Slam, castigó un gesto que en principio no debería haber generado más consecuencias. Djokovic dejó caer su raqueta sobre la hierba, pero el portugués consideró que la había arrojado intencionadamente, por lo que sancionó el consiguiente ‘warning’.

“¿Crees que dañé la pista simplemente por dejar caer mi raqueta?”, preguntó el ex número uno con un tono de indignación. “¿Crees eso o no? Sé sincero”, añadió el tenista de Belgrado, que ha protagonizado numerosos incidentes con Ramos durante la última década en el circuito.

También ante Garner

El legendario John McEnroe, comentarista durante el torneo en la BBC, mostró también su asombro con la decisión del juez de silla. “Oh, venga. No puedes castigarle con un ‘warning’ por eso”, subrayó el vencedor de siete ‘majors’.

Hay que recordar que el pasado sábado, Djokovic también protagonizó un episodio similar durante su partido de tercera ronda ante Kyle Edmund. El juez de silla de ese partido dio validez a una devolución del británico, pese a que la bola había botado previamente dos veces. Además, Jake Garner también dio validez a esa misma bola de Edmund, que botó claramente en el pasillo de dobles.