La última foto conocida del supuesto primo, difundida por la mujer de Abidal, en 2015

En los días en que se pone en duda la legalidad del trasplante de hígado a Éric Abidal, vamos en busca de todo lo que es cierto del generoso “primo”

Y el “basta ya” del ex jugador ‘culé’ tras la difusión de unas grabaciones con el ex presidente del Barça que hablaban de un “hígado ilegal”

El retrato está enmarcado en plata. Los dos protagonistas hacen la V de la victoria. La foto está en la oficina del presidente de la Éric 22, Abidal Fundation, en la avenida Josep Tarradellas, Barcelona. Es la foto del ex defensa francés junto a su pariente más polémico. El primo de Éric Sylvain Bilal Abidal es el hombre que le donó parte de su hígado para superar un cáncer que estuvo a punto de matarle. El lateral le sacó al centro del Camp Nou, cual héroe oficial del barcelonismo… Juntos habían forjado una historia épica sin fisuras que nació el 10 de abril de 2012, cuando se hizo la operación salvadora.

La pureza del relato la ha matado Sandro Rosell, expresidente del Barça, y Juanjo, su interlocutor, cinco años y 10 días después. Ambos reconocían que compraron el hígado para Abidal. Y que el supuesto primo no lo era. La pregunta ronda… ¿Quién es él? Nombre: Gérard. Apellido: Armand. Treintañero, metro ochenta, fofisano, pelo ensortijado, rapado, rostro redondo y ojos saltones. A primera vista, la encarnación de lo que cualquiera llamaría un buen tipo. Gérard nació en Martinica. Los padres de Éric son de la misma isla y también sus abuelos, fallecidos ya. Abidal vino al mundo en Saint Genis-Laval, en 1979, a escasos 15 km de Givors.

Armand siempre ha dicho que Abidal es «como su hermano». Fue Hayet, la mujer de Abidal, quien le presentó en el hospital como primo de su esposo. Pasó cerca de cinco meses antes de que la milagrosa cirugía sucediera. Los médicos del Hospital Clínic creyeron la historia y pasó todos los filtros: análisis de los expertos, de la comisión ética, del juez… La mayoría de las veces era ella quien ejercía de traductora del generoso -y bastante discreto- Gérard. ¿Cómo se vivió ese momento?

Lo responde el propio Abidal: «Al principio le dije yo que no. Que yo me espero. Que estoy en lista de espera [casi un año]. Que me espero. El tumor ya está creciendo. ¿Sabes? Y mi mujer habló directamente con los doctores… [se corrige] Los doctores hablaron con mi mujer para decirle que intente contactar con la familia a ver si hay gente compatible. Había mi primo y mi mejor amigo. He elegido a mi primo. Sin cariño no hubiera hecho este gesto enorme». [Declaraciones a El día después de Canal Plus, Abidal: vivir, revivir, sobrevivir].

El juez aprobó el procedimiento tras recibir toda la documentación [hoy no se encuentra la copia certificada del pasaporte del donante]. Le dio a Gérard 24 horas para reconsiderar. Tras pensárselo, siguió adelante. Dos días antes del trasplante, Éric presentó a Gérard a sus amigos de la plantilla del Barça. Fue en su casa de Sant Just Desvern. Fue el exportero del Barça y hoy cantante de reggaeton José Manuel Pinto quien publicó las primeras fotos del primo en una fiesta donde el propio Abidal y, otro Gerard, Piqué, terminaron en la piscina vestidos. Comenzó la leyenda de Armand. El sacrificado pariente fue felicitado al unísono. Después se supo que otro de los que se ofreció a donar su hígado fue Dani Alves, quien también era compatible. Éste minusvaloró su propio ofrecimiento y declaró: «Ya está el primo, el héroe».

La operación pasó por el bisturí de Juan García-Valdecasas, el primero en realizar un trasplante de hígado en España. Éxito. Recuperación total. «Un milagro», soltó Valdecasas. Se celebró en el mundo del fútbol su regreso a la alta competición en sólo 11 meses. Y el primo comenzó a viajar con la primera plantilla. Apenas habló para la prensa. Le tomaban fotos, recibía felicitaciones pero seguía silente para los medios. Excepto cuando el periodista Quim Domènech, quien cubre habitualmente al Barcelona, le arrancó una declaración.

Domenech: «Gérard solo habla francés y Hayet [la mujer del exlateral del Barça] nos ayuda con la traducción. Le preguntamos por su gesto»… Gérard: «C’est un geste simple, normal. Et voilà» [«Es un gesto simple, normal. Y ya está», así sería la traducción correcta al castellano]. Hayet Abidal lo traduce así ante la cámara: «Lo ve como un gesto normal. Lo ha hecho con su corazón. Y está muy orgulloso de hacerlo para su primo»… Armand no dice nunca en esta conversación que fuera su primo. Lo dice sólo Hayet. Pasa desapercibido este detalle. No había ninguna sospecha.

Hasta este miércoles, cuando el cuento de hadas se volvió novela negra. Se difundieron las transcripciones de cuatro conversaciones entre Rosell, el convicto expresidente del Barcelona, y Juanjo, su interlocutor, que enturbian el relato de generosidad entre Gérard y Éric. La grabación del 20 de abril de 2017…

Juanjo: «A este tío le compramos un hígado ilegal». Rosell: «Ummm. Ummm». Juanjo: «Y vendimos que era del primo. ¡Que era del primo! Le pagamos dos años de contrato, lo que le quedaba». Rosell: «Sí, sí»…

En otra, una semana más tarde, Rosell abandona los monosílabos. Juanjo: «Vale… Hoy he tenido una… no una enganchada, pero una conversación interesante con Abidal, que es un hijo de puta, un hijo de puta». Rosell: «¡Un grandísimo hijo de puta! Un tío… Que le salvamos la vida, tío…». Estas grabaciones -cuyo contenido fue difundido en exclusiva por El Confidencial- fueron realizadas por Policía Nacional y Guardia Civil durante las pesquisas contra Rosell por blanqueo de capitales.

Cuando se hizo pública, los directivos de la propia Organización Nacional de Trasplantes (ONT) se quedaron estupefactos. La investigación, por su parte, comenzó. Se confirmó que la grabación existió y que el caso fue archivado. «No vamos a permitir que el sistema, el mejor del mundo, se manche por una cosa así… Llegaremos hasta las últimas consecuencias», dicen desde dentro de la institución. «Esto se solucionaría con una rueda de prensa donde Abidal y su primo mostraran las pruebas [fotos, documentos…] de su relación». ¿Por qué habría pasado? Los protocolos son más laxos para un primo que para un amigo cercano. Precisamente para detectar que no le han pagado.

Éric Abidal ha querido zanjar la polémica mostrando una foto de él con Gérard Armand tras pasar por quirófano. «Con la publicación de esta imagen quiero pedir respeto hacia mi primo Gérard y defender su honorabilidad… me salvó la vida ¡Basta ya!». Abidal obvia que quien ha manchado la historia es Rosell y su interlocutor en una conversación furibunda, donde le insultan una y otra vez. Rosell sería encarcelado días después de esta charla por los delitos de blanqueo de comisiones y por organización criminal.

El desaparecido de Givors

Desde que todo pasó, se sabe que Gérard reside en Givors, a 26 km de Lyon. Es una localidad de 19.419 habitantes donde a él le apodan «El 13». Apenas ha reaparecido tras la despedida de Abidal del Barça. Su foto más reciente se ha difundido desde la cuenta de Hayet Abidal. Es del 12 de enero de 2015. Aparecen Gérard y Éric. Felicitan a Armand y a su pareja Anissa por el nacimiento de su hijo Younes… Más datos. Hasta el momento, sólo se han descubierto dos casos de tráfico de órganos en España. Uno es de hígado y era un alcalde libanés que ofrecía 40.000 euros. Las penas por este delito alcanzan los 12 años de cárcel… «Éste sería el mayor escándalo de tráfico de órganos, por la importancia de los personajes y el daño al sistema», afirman desde la ONT. Y la manera en que se exhibió el caso…

Despedida a Abidal, 1 de junio de 2013. Barcelona 4-Málaga 1. Abidal salía de la mano de su hija. Detrás, Gérard Armand con una camiseta blanca y otra niña a su lado. Aplaudía Rosell en el palco. Todos de pie. En el centro del mismísimo Camp Nou, Abidal y Gérard Armand abrazados. Ojos cristalinos. Abidal: «Había prometido a una persona que lo llevaría al centro del campo. Es mi primo Gérard que él merece más que yo el aplauso». Se dan dos besos. Le da una camiseta en la que se lee: «Merci Gérard 13». Antaño conmovedor, hoy bajo sospecha.