El Mundial de fútbol de 2026, el primero en el que participarán 48 selecciones, se disputará en México, Estados Unidos y Canadá, según ha decidido la FIFA mediante votación de sus reprentantes en el 68º Congreso celebrado este miércoles en Moscú. La candidatura conjunta norteamericana se ha impuesto así a la de Marruecos, la otra opción finalista.

La opción norteamericana ha obtenido 134 votos, por 65 de Marruecos y una abstención contabilizada entre los votos válidos de los 203 miembros que pudieron ejercer su derecho, ya que Ghana no se presentó al Congreso y los cuatro implicados en la elección más Puerto Rico, Guam e Islas Vírgenes —bajo administración estadounidense— tampoco pudieron hacerlo.

Con 17 de los 23 estadios presentados como sede, Estados Unidos lidera la candidatura ganadora. De los seis restantes, tres se encuentran en terreno mexicano y otros tres en Canadá. Eso sí, la candidatura norteamericana partía con la considerable ventaja de tener todos los estadios construidos, mientras que sólo cinco de los catorce estadios propuestos por Marruecos para albergar los partidos oficiales estaban en pie en el momento de presentar la candidatura.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump pidió el apoyo para su candidatura el pasado mes de abril a través de Twitter, red social que utilizó para expresar que “sería una pena que los países a los que siempre apoyamos fueran en contra de la propuesta de los Estados Unidos”. Al mismo tiempo, se planteaba: “¿Por qué deberíamos apoyar a estos países cuando no nos apoyan, incluso en las Naciones Unidas?”.

Trump no señaló a ningún país en concreto, pero el mensaje fue visto por la FIFA como un intento de interferir en el proceso de selección de la sede. “Como regla general, no podemos comentar declaraciones específicas relacionadas con el proceso de selección. Sólo podemos referirnos al Reglamento de la FIFA para la elección de la sede de la Copa del Mundo 2026, y en particular a las Reglas de Conducta de la Candidatura incorporadas en el misma”, señalaba la institución en un comunicado.

Reunión entre Donald Trump y Muhamad Buhari | EFE
Reunión entre Donald Trump y Muhamad Buhari | EFE

Trump volvió a la carga con nuevas declaraciones tras una reunión en la Casa Blanca con el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari: “Espero que todo los países africanos y del resto del mundo apoyen nuestra candidatura con Canadá y México para la Copa del Mundo 2026. Estaremos mirando muy de cerca y cualquier ayuda que nos den será apreciada”.

Estados Unidos ya se convirtió, contra todo pronóstico, en la sede del Mundial de 1994. Por aquel entonces, el fútbol ocupaba un lugar marginal en la sociedad estadounidense, pero la calidad de sus infraestructuras decantó la balanza. Fue el Mundial de la hegemonía brasileña, el del codazo a Luis Enrique y del asesinato al colombiano Andrés Escobar después de anotar un gol en propia puerta frente a la selección anfitriona.