16.05.201805:00 H.

Se acerca el verano y con ello llegan los primeros rayos de sol, los causantes de quemaduras en la piel cuando no, en casos extremos, cáncer. Esta grave enfermedad avanza en nuestro país a un ritmo acelerado. En los últimos cuatro años, la incidencia del cáncer de piel ha aumentado un 38%, lo que supone un incremento de casi el 10% anual, apunta la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Según los datos, en España cada año se diagnostican 150.000 casos nuevos. Además, anualmente aparecen 4.000 nuevos casos de melanoma, el tumor de piel más grave de todos y el principal responsable de las muertes, 116.380 de carcinoma basocelular, 17.500 de carcinoma espinocelular y se producen 600 muertes por estas enfermedades.

En los últimos cuatro años, la incidencia del cáncer de piel ha aumentado un 38%, lo que supone un incremento de casi el 10% anual

Por ello, es vital prevenir las quemaduras evitando el sol cuando la temperatura es mayor y aplicando las debidas cremas protectoras. Si aun así nos quemamos, hay algo que podemos hacer al respecto.

Aunque el tiempo curará la herida, el dermatólogo Joshua Zeichner explica que podemos usar de lo que tenemos por casa, concretamente en la nevera y en el botiquín, que puede tratar la piel inflamada rápidamente para que podamos salir al exterior, pero esta vez con más bloqueador solar.

Esto es quemarse

Para comprender por qué algunos tratamientos alivian las quemaduras solares y cuáles pueden terminar picando más, es importante comprender qué le está sucediendo a tu piel. Durante el verano, la inclinación de la Tierra y los cambios en la atmósfera nos acercan un poco más al sol y a su dañina radiación UV. La melanina en la piel le da su color y ayuda a bloquear los dañinos rayos UV del sol.

Cuando nos exponemos al sol, la melanina se desplaza y se eleva para proteger el ADN de las células y evitar quedar dañado con la radiación, que es parte de la razón por la que las personas con tez más oscura corren un menor riesgo de cáncer de piel.

Entonces, a medida que tu piel se oscurece, se vuelve más protegida, pero también más dañada. El proceso completo también puede tardar unos días, por lo que puede ser demasiado tarde para detener la quemadura.

El cuerpo capta ese daño a través del dolor que sientes e inicia una respuesta inmune, enviando sangre para responder al sitio del ataque. Esa respuesta inmune da lugar a la inflamación, lo que hace que la piel quemada se hinche y enrojezca. Y esto es lo que ves cuando sufres una quemadura de sol.

Los 4 remedios caseros del doctor

El dolor causado por las quemaduras solares y la inflamación de la piel debe tratarse de manera diferente a los de otras afecciones u picores.

a) Compresa fría o con leche

“El frío es la clave aquí”, explica Zeichner a ‘The Daily Mail’. Una compresa fría aleja el calor de la quemadura y ayuda a aliviar la dolorosa inflamación al reducir las células inflamadas.

“Una compresa con leche también puede ayudar a calmar la piel inflamada”, añade el médico. La leche contiene vitaminas A y D, grasa, aminoácidos y ácido láctico, así como proteínas, suero y caseína. Las vitaminas promueven la curación, mientras que el ácido láctico induce a la piel a eliminar las células muertas, lo que significa que se requiere menos esfuerzo del sistema inmune para repararlas.

Una compresa fría aleja el calor de la quemadura y ayuda a aliviar la dolorosa inflamación al reducir las células inflamadas

Algunos dermatólogos sugieren que las enzimas en el yogurt también pueden ser útiles, mientras que otros apuestan por la leche entera o en crema, que consideran las mejores opciones porque la grasa que contienen puede atrapar el calor.

Así, lo que debemos hacer es verter un poco de leche en un bol, echar un paño y refrigerar la extraña combinación hasta que la leche se haya empapado suficientemente y los dos estén fríos.

Presiona suavemente sobre la piel quemada por el sol, teniendo cuidado de no frotar.

b) Agua helada o hielo

El agua con hielo también puede funcionar para una compresa fría, pero no es tan suave ni nutritiva para la piel como la leche. Si lo haces, no obstante, no debes aplicar el hielo directamente sobre la piel. Una ducha o baño fría puede ayudarte a refrescarse, pero el hielo puede adherirse a tu dermis y causarte más daño.

c) Aloe vera

El aloe y la motrina también pueden aliviar el dolor rápidamente, pero no toques la lidocaína

El aloe vera tiene un efecto refrescante natural sobre las quemaduras solares, lo malo es que no atrapa el calor, a diferencia de muchos humectantes comunes que pueden parecer tentadores en su botiquín.

d) Ibuprofeno

Los medicamentos antiinflamatorios de venta libre, como el ibuprofeno, también reducen la hinchazón y la irritación de una quemadura solar y “pueden calmar la inflamación desde adentro hacia afuera”, dice Zeichner.

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2018-05-16/como-curar-quemaduras-sol-frigorifico_1560733/