CÁNCER

Las personas que personas que beben té a altas temperaturas, consumen alcohol en exceso y fuman tienen un riesgo de cáncer de esófago cinco veces superior aquellos que no tenían ninguno de esos tres hábitos

MADRID05/02/2018 21:43hActualizado:06/02/2018 12:16h

Beber té caliente muy caliente parece asociarse con un mayor riesgo de cáncer de esófago, espacialmente en aquellas personas que también beben alcohol y fuman cigarrillos. Los hallazgos, basados en el seguimiento a largo plazo en más de 450.000 participantes, se publican hoy en «Annals of Internal Medicine».

El cáncer de esófago está aumentando en prevalencia y desgraciademente su tasa de supervivencia es bastante baja, particularmente en regiones menos desarrolladas y en varones. China se encuentra entre los países con la mayor incidencia de cáncer de esófago. Los bebedores de té, especialmente los varones chinos, son además más propensos a fumar y beber alcohol. El tabaquismo y el consumo de alcohol, así como los compuestos químicos y los efectos térmicos adversos del té caliente, complican considerablemente la relación entre el consumo de té y el riesgo de cáncer.

Investigadores de la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China y del Programa Nacional de Investigación y Desarrollo entrevistaron a los participantes inscritos en el estudio ‘China Kadoorie Biobank‘ (CKB), excluyendo a aquellos diagnosticados previamente con cáncer o que redujeron el consumo de té, el consumo de alcohol o el tabaquismo para determinar si el consumo de té a altas temperaturas se relacionó con un mayor riesgo de cáncer de esófago.