Réplica del sándwich, exhibida en el Museo Memorial de Grissom, en Mitchell, Indiana (EE.UU.)
Réplica del sándwich, exhibida en el Museo Memorial de Grissom, en Mitchell, Indiana (EE.UU.) – Raymond K. Cunningham, Jr./collectSPACE.com

El astronauta estadounidense John Young, recientemente fallecido, coló un bocadillo en una nave que viajó al espacio. La agencia espacial abrió una investigación y alertó del riesgo que supusieron las migas de pan

MADRID12/01/2018 09:03hActualizado:12/01/2018 09:03h

Los comienzos del programa espacial de la NASA no fueron fáciles. Después de los increíbles éxitos soviéticos logrados por el Sputnik y el cosmonauta Yuri Gagarin, el astronauta John Glenn estuvo a punto de morir cuando su pequeña nave atravesaba la atmósfera de la Tierra, y de quedar, tal como dijo: «calcinado y crujiente». Pero incluso aunque no ocurrió nada catastrófico en aquellas primeras etapas, los pioneros de la NASA tenían que apañarse con una comida que no le habrían dado ni a sus competidores soviéticos.

Los hombres del programa Mercury, que debía llevar a un americano al espacio, se alimentaban con cubos masticables, polvo liofilizado que devían rehidratar con agua fría, y papillas envasados en tubos de aluminio. Con el programa Gemini, el panorama cambió un poco, y la comida comenzó a envasarse en envoltorios de plástico. Por entonces, llegaron los cócteles de gambas, el pollo, las verduras, el «pudding» de mantequilla o la salsa de manzana. A pesar de todo, uno de los astronautas de Gemini decidió saltarse todos los controles de la NASA y colar en la nave un auténtico sándwich de «roast beef» (rosbif, según el DRAE), tal como ha contado Space.com.

El 23 de marzo de 1965 el astronauta John Young, fallecido recientemente, y famoso por caminar por la Luna durante la misión Apollo 16 y por comandar la primera misión en transbordador, logró colar un sándwich en su bolsillo. El polizón acompañaba a Young y a Gus Grissom en una misión que debía enviar al espacio la primera nave estadounidense con dos tripulantes, y que se lanzó una semana después de que los soviéticos lograran este hito con la misión Voskhod 2: la Gemini 3.