La compañía china renueva ordenadores, pero se reafirma en el mercado de la realidad virtual y en el hogar

Así, de primeras, si a uno le preguntan qué fabrica Lenovo, dirá que ordenadores; apurando un poco sabrá que la línea ThinkPad es también suya; los más informados incluso apuntarán que Motorola está bajo el paraguas de Lenovo… Pero en este CES han demostrado que su apuesta en realidad virtual va en serio.

Empezando por lo más fácil, por los portátiles, han presentado más de una docena de equipos, desde el convertible (ahora lo llaman también detachable) Miix 630, en la línea marcada por Surface, hasta la renovación de la gama ThinkPad, heredada de IBM y la actualización de los Yoga. Se pueden encontrar portátiles-tableta, híbridos, portátiles-portátiles, ligeros, de pantalla grande o pequeña, ligeros, con cuerpos de magnesio…

En casa

Lenovo apuesta también por el asistente de voz de Google con el Smart Display, un equipo que unifica altavoz, pantalla y micrófonos y que supone su propuesta para controlar el hogar basándose en Google Assistant. La idea es que desde este equipo se pueda controlar por voz o a través de la pantalla todo el equipamiento inteligente de la casa, desde la calefacción hasta la lavadora.

Es un terreno en el que están entrado todas las grandes marcas de electrónica, desde Samsung o LG, hasta Apple, además de firmas especializadas como Netatmo o la propia Nest de Google.

Sólo para tus ojos

Las Lenovo Mirage Solo son una de las novedades más interesantes del fabricante chino. Lo fundamental es que son autónomas y no necesitan cables. Los sistemas de anclaje en la cabeza son muy parecidos a los utilizados por Sony, así que hay que presuponer que encajan a la perfección. El complemento para este equipo (del que probablemente oiremos hablar) es la Mirage Camera, una cámara compacta para capturar fotos y vídeos en 3D que luego se pueden visualizar en las Mirage Solo.