Ejemplo de un representante vivo de una polilla primitiva Glossata, polillas que portan una probóscide adaptado para chupar fluidos, incluido el néctar
Ejemplo de un representante vivo de una polilla primitiva Glossata, polillas que portan una probóscide adaptado para chupar fluidos, incluido el néctar

Investigadores descubren que estos insectos ya tenían trompa hace 200 millones de años, mucho antes de que aparecieran las primeras plantas con flores

Madrid11/01/2018 10:33hActualizado:11/01/2018 10:34h

Las mariposas son criaturas hermosas cuya vida plantea múltiples incógnitas, como la capacidad de algunas especies de realizar impresionantes migraciones o la adquisición de sus llamativos colores. Pero si hay algo que llama la atención de estos insectos es su curiosa lengua enroscada en espiral, llamada espiritrompa, que les sirve para chupar néctar dulce de las flores. Ahora, un equipo de investigadores alemanes y holandeses ha descubierto los fósiles de mariposas y polillas más antiguos del mundo, de hace aproximadamente 200 millones de años. Y, asombrosamente, ya tenían ese sofisticado sistema de alimentación, llamado probóscide, mucho antes de la aparición de las plantas con flores.

Según informa Science Advances, los investigadores recuperaron los fósiles de rocas en el norte de Alemania para después examinar las escamas que cubren las alas, los cuerpos y las patas de las mariposas y polillas bajo un poderoso microscopio. Algunas escamas eran sólidas y estaban decoradas con un patrón de espina de pescado. Eso indicaba que su dueño tenía mandíbulas para masticar alimentos porque la mayoría de las familias de mariposas con escamas sólidas las tienen. Pero otras escamas de alas que los investigadores inspeccionaron eran huecas con marcas que se asemejan claramente a las de una clase viva de polillas que usan su probóscide para comer, las Glossata.

¿Para qué esa trompa?

Pero si esas primeras mariposas vivieron en el límite Triásico-Jurásico hace 200 millones de años y las plantas angiospermas, las que se reproducen con flores, comenzaron a crecer hace entre 140 millones y 160 millones de años, ¿para qué querían la probóscide? Los científicos creen que, en lugar de para chupar néctar, el apéndice probablemente ayudó a los insectos alados a evitar la deshidratación en el clima cálido y árido de la época obteniendo sustento de otra fuente: secreciones dulces moldeadas en gotas de plantas portadoras de semillas. Después, se pasaron a las flores.