Las palomas pueden distinguir emociones en las caras de las personas, letras del alfabeto y pinturas de Monet y Picasso – Kathryn Gamble

Una investigación ha concluido que manejan ambos conceptos abstractos y que procesan ambos de forma combinada, al igual que los humanos y los demás primates

MADRID05/12/2017 18:22hActualizado:05/12/2017 20:24h

Quien más o quien menos ha tenido una mala noche o ha disfrutado de una siesta muy larga y al despertar se ha sentido confuso y desorientado, casi dudando de qué momento del día era o dónde estaba el techo. Probablemente resultará sorprendente averiguar que las palomas, esos animales no precisamente reconocidos por su astucia, nunca han caído tan bajo. Según han concluido científicos de la Universidad de Iowa, el cerebro de las palomas es capaz de discriminar entre los conceptos abstractos de espacio y tiempo, y que además lo hacen usando una región cerebral distinta a la usada por primates. Estas conclusiones han sido publicadas recientemente en Current Biology.

«Las proezas cognitivas de las aves ahora son reconocidas como un poco más cercanas a las de primates humanos y no humanos», ha dicho Edward Wasserman, investigador en el departamento de Psicología Experimental y Ciencias del Cerebro de la Universidad de Iowa, después de haber estudiado durante décadas la inteligencia de palomas, cuervos, babuinos y otros animales. «Los sistemas nerviosos de las aves son capaces de logros que van mucho más allá de lo que sugiere el concepto de “cerebro de pájaro”».

De hecho, tanto el equipo de Wasserman como otros han publicado numerosas investigaciones en las que se mostraban las increíbles capacidades del cerebro de las palomas: pueden distinguir emociones en las caras de las personas, letras del alfabeto, pastillas de medicametos, pinturas de Monet y Picasso e incluso imágenes de tejidos afectados con cáncer, como si se tratara de médicos entrenados.