06.12.201717:43 H.

Será el 29 de diciembre. Tras 363 días Netflix ha cumplido con las previsiones, y los seguidores de ‘Black Mirror’ podrán disfrutar de nuevos episodios de la producción antes de que termine 2017. Seis capítulos inéditos que forman la cuarta entrega de la afamada antología televisiva de ciencia-ficción creada por Charlie Brooker. Nuevas historias para las que, según reconoce el propio guionista y productor británico, “deliberadamente hemos exagerado las diferencias entre ellos“.

Así lo reconocía Brooker hace unas semanas en Londres, en un encuentro con medios de comunicación de todo Europa al que asistió El Confidencial y en el que le acompañó la productora ejecutiva de ‘Black Mirror’, Annabel Jones. Ambos subieron el pasado 17 de septiembre al escenario del Microsoft Theater de Los Ángeles en dos ocasiones, para recoger el Emmy a la Mejor Película para la Televisión y al Mejor Guión de Miniserie. Dos galardones que llegaron gracias a ‘San Junípero‘, cuando ya llevaban meses trabajando en la cuarta entrega de la serie.

Según el creador, el éxito del episodio les llevó a pensar “ok, ese ha ido muy bien, vamos a hacer otro como ese“. Pero el problema” prosigue Brooker, “es tener que decirte a tí mismo “no, no podemos hacer eso” porque dirían que hemos hecho una copia. Así que siempre tiene que ser impredecible”. Según el guionista, “si funcionó bien es porque tienen estos personajes tan especiales o representan algo. Decirnos a nosostros mismos “hagámoslo así” sería una forma cínica de hacerlo, aunque es tentadora”.

En su encuentro con los medios de comunicación, Brooker y Jones reconocieron que los seis próximos capítulos de ‘Black Mirror’ recuperan, narrativa y artísticamente, algunos elementos que ya hemos visto en entregas previas de la producción. Según el creador británico, en uno de los nuevos capitulos, que lleva por título ‘Black Museum’, “hacemos como en ‘White Christmas’ con tres historias en una, y dentro de eso nos referimos a cosas que hemos hecho en otros episodios. Tú no necesitas haber visto estos episodios para saber qué esta pasando en la historia. En cierto modo, exploramos aspectos ligeramente diferenciados de cosas similares, regresamos y reexaminamos algunos de los conceptos que hemos hecho en otros episodios, y más concretamente con el que hicimos con Jon Hamm.”

Charlie Brooker en una imagen de archivo.
Charlie Brooker en una imagen de archivo.

Verborreico, y con facilidad para bromear con la prensa, el también creador de thriller zombie ‘Dead Set’ resumió rápidamente lo que los espectadores van a encontrar en los seis nuevos episodios de su antología. “USS: Callister’ es una farsa espacial, ‘Arkangel‘ es una película dramática indie sobre la relación entre una madre y una hija, ‘Cocodrile‘ es una mezcla de suspense oscuro y thriller-tecno paranoico, ‘Hang the DJ‘ es una comedia romántica… (Ríe) Es alegre, es una historia romántica. ‘Metalhead’ es una historia desagradable y brutal sobre la sipervivencia. Y luego tenemos ‘Black Museum‘, que se inspira en los cuentos de terror al estilo Stephen King.”

Imagen del capítulo de 'Black Mirror' titulado 'Arkangel'.
Imagen del capítulo de ‘Black Mirror’ titulado ‘Arkangel’.

‘Black Mirror’ en el espacio

Entre las seis nuevas historias que Brooker y Jones han elegido para la cuarta entrega de la producción que desde 2016 emite Netflix, ‘USS: Callister’ es la más llamativa. La intromisión de ‘Black Mirror’ en el género espacial parece, en palabras de su creador, más un descarte que un verdadero deseo. “Tuvimos” según el guionista “una reunión y nos preguntamos “¿qué no hemos hecho todavía?” Y llegamos a la conclusión de que nunca habíamos ambientado un capítulo en el espacio… Así que ¿cuál es la versión ‘Black Mirror’ de una “space ópera”? Se nos ocurrió que, precisamente el giro del capítulo debería ser esa “space ópera”, si no fuese así sería decepcionante. Creo que esa es su motivación, y hay que agradecérselo al equipo de efectos especiales entre otros que haya quedado tan bien”.

Con una duración de casi noventa minutos, ‘USS: Callister’ está “obviamente influenciado por series anteriores como ‘Star Trek’, ‘Doctor Who’ o ‘Sapphire and Steel'” confesó Brooker antes de reconocer que “el capítulo parece una cosa y luego se convierte en otra“. Para protagonizarlo, ‘Black Mirror’ cuenta con tres caras muy conocidas de la pequeña pantalla, Cristin Milloti (‘Fargo‘), Jimmi Simpson (‘Westworld‘) y Jesse Plemons (‘Fargo‘, ‘Breaking Bad’) Especialmente destacable resulta el trabajo del último, para el que tanto el guionista como Jones tienen palabras de elogio. “Es difícil de hablar de ello sin spoilear, pero Jesse es uno de esos actores con gran habilidad para asumir personajes diferentes, y eso es increíble” señaló ella.

Annabel Jones, que trabaja junto a Brooker desde 2011, también tuvo palabras de elogio para Jodie Foster, directora del episodio titulado ‘Arkangel’. “Tiene una gran relación con Netflix, ha dirigido ‘House Of Cards’ y ‘Orange Is The New Black y es muy selectiva con aquello que dirige. Netflix leyó ‘Arkangel’ y creyó que a Foster podría gustarle dirigirlo” explicó Jones antes de confesar que le resultó sorprendente hablar con la actriz y directora por Skype después de que aceptase participar en el proyecto. “Ella” prosigue la productora “tenía muchas ideas sobre el guion, muchas cosas que quería poner en él, y nosotros ya estábamos entusiasmados, y le dimos el OK. Obviamente, ella es una directora que tiene mucha experiencia con los personajes de niños, sabe como sacar las mejores actuaciones y es estupenda en todos los niveles. Así que nos sentimos muy afortunados de que ella haga este fantástico trabajo en ‘Arkangel’.”

Brooker agradeciendo el galardón mientras Jones, con vestido negro, escucha detrás.
Brooker agradeciendo el galardón mientras Jones, con vestido negro, escucha detrás.

Sin mensaje…

Con la cuarta entrega de la serie, la segunda desde su aterrizaje en Netflix, ‘Black Mirror’ acumula un total de diecinueve episodios, y desde 2011 es la referencia obligatoria para todos aquellos que busquen una producción de ciencia-ficción que les sorprenda y les enganche. Su interés por retratar y satirizar la sociedad moderna, y el influjo que ejercen en ella las nueva tecnologías, les ha convertido en una referencia a la hora de imaginar el futuro más próximo. Pero Brooker aclara que a pesar del desenlace de muchos de sus episodios no cree “que mi serie sea antitecnológica. A menudo representamos que suceden cosas malas, pero en general se debe a que alguien da un mal uso a algo, más que porque las tecnologías son malas.”

Según el guionista, en ‘Black Mirror’ “no hay un mensaje, realmente nos centramos en la historia y hay todo tipo de temáticas. Pero en la actualidad la serie, tiende a ser, creo, relativamente no crítica”. Respecto a su interés por la presencia de los últimos avances en nuestras vidas, Brooker cree que la sociedad está “luchando más abiertamente con las ramificaciones de la tecnología de lo que lo hacíamos cuando empezamos” y se muestra optimista de cara a los avances futuros, porque “quizá lleguemos a un punto en el que examinemos más críticamente si las nuevas tecnologías son malas. No sé si tener un teléfono que no tienes que tocar será algo bueno, creo que probablemente nos estamos volviendo más escépticos como especie”.

Imagen de 'Black Museum' otro de los nuevos episodios de 'Black Mirror'
Imagen de ‘Black Museum’ otro de los nuevos episodios de ‘Black Mirror’

… pero inspirando gobiernos totalitarios

Después de seis años ofreciendo a la audiencia los desenlaces más impactantes e inesperados, Brooker y Jones sumen con normalidad que los avances de la tecnología hayan permitido poner en marcha algunas de las ideas que utilizaron en sus tramas años atrás. Así, por ejemplo, ante el carné ciudadano que quiere imponer el gobierno chino resulta inevitable pensar en ‘Nosedive’, que formó parte de la tercera temporada de la serie. ” Si el gobierno chino se ha basado en ‘Nosedive’ nos debe dinero, y eso sería molesto” señala Brooker riendo antes de añadir que la idea es aterradora. “Cualquiera que lea esa noticia se pondría a tiritar y pararía de leer porque lo encuentro… No me gusta” concluye antes de reconocer que “dudo que esté basado en ‘Nosedive’ pero si lo está no sabría si sentirme halagado o aterrorizado“.

Jones, sin embargo, prefiere quedarse con la parte más optimista de sus historias y comparte con la prensa una información bien diferente a la llegada desde Asia. “En una casa de ancianos de Gran Bretaña” explicó la productora “les han proporcionado a los residentes un aparato que les ayuda en sus terapias, similar a uno de los que aparecía en ‘San Junípero’ y pensamos que era algo muy bonito. Esté inspirado o no en el episodio, creemos que es muy satisfactorio habernos acercado en este caso a algo que puede ser real.” Porque ‘Black Mirror’ no tiene por qué ser siempre la referencia ineludible cuando algo terrible. O, al menos, eso quieren pensar Brooker y Jones.